Alegra tus días grises con Havaianas

8:00 Marialu 15 Comments

¿Quién dijo que la marca brasileña era sólo para la playa y el sol? Ahora ya podemos alegrar nuestros días grises con Havaianas.


A muchos niños les encanta ir conjuntados con sus papis a la hora de vestir, les hace sentirse especiales, y Vega es una de ellas, por eso elegimos las botas de agua en color negro para las dos, que eran mis favoritas.


Pero, para los más atrevidos, la firma ha sacado al mercado un montón de modelos y combinaciones divertidas, los colores alegres ya pueden inundar las calles en los días más oscuros del año.


Si os pasáis por la web encontraréis botas estampadas, lisas, de caña alta o como las nuestras, pero todas perfectas para salir a saltar en los charcos.






Esto es todo por hoy, espero que os haya gustado. Ya sabéis que me hacéis un favor cuando le dais al +1 en Google Plus. ¡Muchas gracias! *

15 comentarios:

  1. perfect boots for a rainy day..i want them
    kisses

    ResponderEliminar
  2. Muy chulas! Las de niñas son muy cuquis.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las cosas de niños siempre son más cuquis, verdad?

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Yo era de esas que pensaba que nunca iría conjuntada... Pero en cosas como los complementos no me importa, y a la peque le hace ilu.

      Eliminar
  4. Me gustan mucho las de colorines en plan rojas o rosas para los niños, aun creo q sigo prefiriendo las H.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo las Hunter nunca me he atrevido a comprarlas, porque tengo el pie enorme, y me da miedo parecer un pocero (como dice mi madre)

      Eliminar
  5. Uf! Están chulas pero me parecen muy caras para lo poco que lo podría amortizar aquí en Valencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, claro. Es cuestión de prioridades.

      Eliminar
  6. Que monas son! Y además a juego, que chulada!!
    Besotes ♥

    ResponderEliminar
  7. me gusta que sean de caña media, justo tengo que renovar las mías o_o

    ResponderEliminar

Cuéntame lo que te pasa por la cabeza...