Mis lecturas de Marzo

Creo que estaremos todos de acuerdo si afirmo que Marzo ha sido un mes curioso y supongo que Abril será muy parecido. El caso es que he tenido tiempo de leer bastante, a pesar de que no he parado de trabajar y de que he sido profe particular buena parte de la mañana.

Los libros que he leído este mes son bastante diferentes, algunos los saqué de la biblioteca antes del confinamiento, otro lo tenía en casa y los restantes son electrónicos (gracias, Dina).


Empecé el mes con La primera mano que sostuvo la mía, una novela de Maggie O´Farrell que me encantó.
Está contada en dos líneas temporales, cada una de ellas protagonizada por una mujer diferente: Lexie y Elina, cuyas historias no tienen nada que ver, ¿o si? Maternidad, secretos, amor, mentiras...

Conversaciones sobre la escritura recoge tres charlas que mantuvieron Ursula K Le Guin y David Naimon poco antes de que la primera falleciese. El libro está dividido, por lo tanto, en tres bloques temáticos: en el primero hablan de ficción, en el segundo de poesía y en el tercero de ensayo.
Siento que es un privilegio haber leído esta pequeña joya y poder complementarlo con el visionado del documental Los mundos de Ursula K Le Guin, del que ya os hablé en el blog.


Génesis de Bernard Beckett es una novela distópica en la que Anaximandro se examina oralmente, para formar parte de la Academia, el órgano de gobierno central de su sociedad. El tema del examen es la vida de Adán Forde, un líder revolucionario cuyo papel fue clave para organizar su sistema actual.
La novela me pareció interesante, pero me supo a poco, como si le faltase chicha.

Malaherba, de Manuel Jabois es un retrato de la infancia de Tumbu, un niño muy especial, que te cuenta sus vivencias infantiles como recuerdos desordenados que te atrapan desde el primer momento. No quiero decir mucho más, sólo os pido que lo leáis, porque os va a encantar.


Paseando con hombres, de Ann Beattie cuenta la extraña relación entre Jane y Neil. Una historia olvidable y totalmente prescindible, sinceramente.

Para terminar leí Para Helga por recomendación de Dina. En esta novela Bergsveinn Birgissonnos cuenta la historia de Bjarni, un señor de campo con un pie en la tumba, que recuerda su historia con Helga a través de una carta de amor que le escribe antes de morir.
Tampoco la recomiendo, porque no empaticé nada con el personaje principal.


Y aquí acaban las lecturas del mes pasado. En Abril tendré que leer libros que llevo postergando tiempo, ya sea por pereza o por cualquier otro motivo, ya os contaré.



Espero que este mes se pase rápido y pronto podamos hacer todos esos planes que tenemos en mente.

Los nuevos muertos de hambre ahora son titiriteros

Como recientemente el ambiente está un poco crispado desde algunos sectores de la política, vamos a reflexionar un poquito...


Hace un par de días leí un tweet muy revelador, de Andrés Suárez, que me recordó a aquel vídeo de los "muertos de hambre" últimamente renombrados titiriteros.


No tengo mucho más que añadir, la verdad. Sólo que he visto dibujantes compartiendo ilustraciones por la red, diseñadores explicando cómo hacerte tus propias mascarillas, cantantes dando conciertos desde sus casas y otras muchas iniciativas de este tipo, por eso os dejo con este vídeo:




Y eso es todo por hoy, quédate en tu casa, por favor.

Una colección para niños llena de Luz

En estos momentos tan complicados para todos lo que necesitamos es una gran dosis de energía y luz, que es lo que nos plantea la última colección de Tiralahilacha:


Hoy me voy a centrar en su propuesta infantil, en la que nos presenta prendas para niñas y niños de 0 a 8 años. Como sabéis, porque ya os he hablado de ellos, todas sus prendas son hipoalergénicas y aptas para las pieles más sensibles.


Toda la colección está inspirada en Lucienne Day, una de las diseñadoras textiles más influyentes de la historia, pues en los años 50 y 60 contribuyó a elevar los tejidos a materia creativa, ya que se enfrentaba al diseño de cada estampado como si de una obra de arte se tratase.



Vestidos cómodos y holgados (a juego con mamá), camisas divertidas con estampados únicos, bodys suaves y un montón de prendas más. Todo pensado para que los más pequeños de la familia disfruten del buen tiempo de la mejor manera posible.



Además toda la ropa de Tiralahilacha es sostenible, hecha en algodón orgánico de comercio justo y con certificado GOTS.


Espero que os haya gustado el post de hoy y que os deis un paseito por la tienda online, que estos días recoge vuestros pedidos, para mandarlos cuando todo se haya estabilizado.

WILDFLOWERS, de Counting Clouds

La última colección de Counting Clouds se llama WILDFLOWERS y es mi favorita desde el nacimiento de esta firma que tanto me gusta.


Wildflowers está inspirada en las flores silvestres, que son libres y sencillas, capaces de soportar la peor de las tormentas de verano y crecer y florecer, hasta en los lugares más difíciles. Una metáfora que ahora, más que nunca, nos viene como anillo al dedo, ¿no os parece?


Sus prendas, confeccionas en pequeños talleres de Madrid y Barcelona están tejidas con materiales de alta calidad. Algunas tienen patrones oversice y otras son reversibles, pero todas son maravillosas.


Mi recomendación es que le echéis un vistazo a la tienda online y, si os gusta alguna de sus prendas,  la pidáis o reservéis cuanto antes, porque algunas se están terminando y no habrá reposiciones.

Imágenes de Counting Clouds

Como reflexión final os recuerdo que las firmas chiquititas vamos a sufrir mucho con la situación que estamos viviendo estos días, así que me encantaría que nos tuvieseis en cuenta y penséis en todo el trabajo y la ilusión que hay detrás de cada una de las cosas que hacemos.


Espero que los post que estoy haciendo últimamente os hagan un poquito más llevadero todo este tiempo. A mi me encantaría que me contaseis qué os parece.